¡Bienvenidos al cabaret de Rufus!

7 de diciembre de 2012. Marcaré esta fecha en mi calendario mental, como el día en el que entré en un concierto y salí de un espectáculo. El culpable: un genuino artista sin complejos llamado Rufus Wainwright. Deudor de la más pura tradición del music-hall, el compositor norteamericano nos brindó una sorprendente matinée que tardaré tiempo en olvidar.